miércoles, 11 de junio de 2008
Democracia Representativa y Democracia Semidirecta
En el ámbito normativo, en Bolivia ha regido la democracia indirecta o representativa desde la promulgación de la ley del 13 de Agosto de 1825, adquiriendo jerarquía constitucional con la Constitución Bolivariana del 19 de noviembre de 1826, cuyos artículos 7, 8 y 9 establecieron un Gobierno popular representativo, que la soberanía emana del pueblo, y su ejercicio reside en los poderes Electoral[1], Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

La Constitución de 1861 normó por primera vez que “el pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes y de las autoridades creadas por la Constitución”
[2], disposición que se mantuvo inalterable en su contenido[3] hasta el 20 de febrero de 2004, en que se reforma el artículo 4, parágrafo I de la Constitución en los siguientes términos: “El pueblo delibera y gobierna por medio de sus representantes y mediante la Asamblea Constituyente, la Iniciativa Legislativa Ciudadana y el Referéndum establecidos por esta constitución y normados por ley”.

Esta norma es complementada por el artículo 1, parágrafo I y el artículo 2 de la Constitución Política del Estado, que disponen:

Artículo 1º.- Bolivia, libre, independiente, soberana, multiétnica y pluricultural, constituida en República unitaria, adopta para su gobierno la forma democrática representativa y participativa, fundada en la unión y la solidaridad de todos los bolivianos.

Artículo 2º.- La soberanía reside en el pueblo; es inalienable e imprescriptible; su ejercicio está delegado a los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial. La independencia y coordinación de estos poderes es la base del gobierno. Las funciones del poder público: legislativa, ejecutiva y judicial no pueden ser reunidas en el mismo órgano.

En consecuencia, actualmente rige en Bolivia la democracia semi – directa, caracterizada por la coexistencia del ejercicio de la soberanía popular por representantes elegidos mediante el voto y el ejercicio directo de la misma a través de la Asamblea Constituyente, la Iniciativa Legislativa Ciudadana y el Referéndum.

DEMOCRACIA PACTADA
La democracia representativa en Bolivia ingresó en vigencia aún antes de la creación oficial de la República. No obstante, la inestabilidad de los gobiernos, característica de la historia política de Bolivia, determinó que la construcción de este régimen se iniciara recién en 1982, con la caída del último gobierno de – facto.

Sin embargo, la falta de gobernabilidad durante el periodo 1982 – 1985, demostró la necesidad de gobernar conformando mayorías parlamentarias a través de coaliciones de gobierno. La democracia pactada, permitió dotar al país de la estabilidad política generada por el pacto entre partidos para formar coaliciones de gobierno, e incluso entre oficialismo y oposición para lograr acuerdos de profundización de la democracia. Asimismo, facilitó la inclusión de nuevos actores sociales y políticos, con el ingreso a la arena política de diversos movimientos populares e indígenas.

No obstante, generó efectos negativos constituidos principalmente por el prebendalismo, clientelismo, el patrimonialismo estatal y el reparto de cuotas de poder entre los partidos.

[1] Derogado con la reforma constitucional de 1831
[2] Artículo 20 de la constitución de 1861
[3] Su ubicación varió hasta la reforma de 1938 en que se la situó en el artículo 4, manteniéndose hasta la fecha

Comentarios